martes, 28 de septiembre de 2010

Katsuhito Ishii. Retrospectiva

Oportunidad que me doy para repasar la todavía corta carrera de uno de los mayores talentos del cine japonés moderno, capaz de mezclar en sus filmes clasicismo, estilo trash y escatológico, esperimentación estética, imagen real y animación, humor tanto del blanco como del negrísimo y mucha, mucha singularidad tanto guionística como formal.
Alumno del mismísimo Kôhei Oguri en la Musashino Art University, a principios de los 90 como tantos otros compañeros de generación comenzaría trabajando en el mundo de la publicidad televisiva. En 1996 tendría la oportunidad de debutar con su primer corto, The Promise of August, antecedente de su primer largo y el comienzo del lio.

A principios de 1999 se estrenaría Shark Skin Man and Peach Hip Girl. El largo tiempo transcurrido tuvo que ver con según parece mil y una vueltas que dio Ishii con el guión y con la producción, terminando el director encargándose practicamente de todas las facetas que rodean a la película. En esta bizarrada absolutamente genial contemplamos la huida de Toshiko (Sie Kohinata) del acoso sexual de su tio y de Samehada (Tadanobu Asano) de sus ex-compañeros yakuzas cada uno de ellos un personaje único en si mismo, a los que acaba de robar. A la persecución se unirá un estrambótico hasta decir basta asesino a sueldo (Tatsuya Gasyuin) enviado por el tio de la fugitiva.
Todas las características del cine de Ishii ya están plasmadas en esta primera película, incluyendo el nivel artístico que siempre lo ha caracterizado. Guión psicodélico al borde de lo insano, humor negro, personajes en los que parece no haber ni un secundario de lo cuidado que está cada uno de sus caracteres, Asano y Gasyuin estableciéndose como actores fetiche del director...
Como ya muchos sabrán la película se convertiría en una de las favoritas de todo un Quentin Tarantino, lo que llevaría al yanki a encargarle a Ishii la parte animada de Kill Bill, y no es de extrañar la conexión ya que la forma socarrona de tratar el tema gansteril de ambos directores tiene muchos puntos en común.

Un solo año después ya tendría Ishii nueva chaladura entre manos, Party 7. El joven Okita (Asano) tras la muerte de su padre hereda no solo el hotel de éste, sino también la responsabilidad de continuar con la gran pasión de su progenitor, el voyeurismo. Por otro lado, Shunichirô (Masatoshi Nagase) se refugia en una de las habitaciones después de quedarse con el dinero de unos yakuzas. La consecutiva aparición en la habitación de su ex, el actual novio de ésta y un antiguo amigo enviado por la yakuza para matarlo y recuperar el dinero terminará convirtiendo el lugar en una verdadera jaula de locos, todo bajo la atenta y oculta mirada de Asano y su gran mentor, el Capitán Banana.
La verdad es que sí, el cine de Ishii es bastante demente, pero es que gracias a esa genial demencia nos regala cosas tan absolutamente desternillantes como es esta película. Con solo la parte que se desarrolla en la habitación se podría hacer un montaje especial eliminando el resto del filme, y no tendría desperdicio, con momentos tan grandes como la discusión con el botones, el "traje Armane", Gasyuin en plan robocop o ese caótico final que parece sacado de los hermanos Marx.

Aquí Ishii se tomaría un pequeño descanso en el que se concentraría en los cortos (Black Room, Music Power Go!Go!, ambos del 2001) y el anime (Hal & Bons, Trava First Planet), antes de retornar en el 2004 con su obra mas famosa y reconocida.

The Taste of Tea ya fué comentada en su dia por el señor Batto y por muá, con lo que poco habrá que añadir a lo dicho. La película representa sin duda la cumbre de un cine en el que parece solo caber obras geniales. Premios, alabanza crítica internacional y la coincidencia con su colaboración con Tarantino darían a Ishii reconocimiento global, algo que curiosamente llegó en una película que aun sin llegar a las idas de olla extremas de las dos anteriores, es un soberbio ejemplo de costumbrismo psicodélico con querencia por lo absurdo que no la convierten precisamente en producto habitual de grandes audiencias. Eso sí, el filme en su conjunto es absolutamente incontestable.
Y bueno, después de este éxito en el 2006 Ishii decidiría juntarse a sus dos viejos compañeros de estudios Shunichiro Miki y Hajime Ishimine y rodar una bizarrada que dejaría las rarezas de su cine anterior a la altura de un anuncio de Nocilla.

Lo primero que hay que señalar es que Funky Forest: The First Contact no es una película rodada con cada uno de los implicados añadiendo su parte, sino que los tres trabajaron juntos y en un estado mental que al verla hace pensar en una competición de haber quien la decía mas gorda. Otro sorprendente punto, aparte de no entender como consegurían financiación para esto, es el tremendo plantel de actores que involucrarían en la estracanada: Susumu Terajima, Ryo Kase, Asano, Machiko Ono, Kazue Fukiishi, Rinko Kikuchi, el mismísimo Hideaki "Evangelion" Anno... una lista kilométrica.
Acerca de la película en sí, me niego rotundamente a poner en peligro mi salud mental intentando describir el "guión" de la misma. Pero no se me asusten, el resultado final me parece tan absolutamente desorbitante como todo lo que toca este hombre, aunque reconozco que es una obra que cuesta bastante aconsejar por miedo por que te traten después como a un bicho raro por no decir como a un enfermo.

Y bueno, aquí Ishii como buen director absolutamente personal e intrasferible decidiría llevar a efecto la sana costumbre de hacer un ejercicio de estilo y salirse completamente de lo que hasta ese momento eran sus características cinematográficas.

Así, en el 2008 Ishhi rodaría My Darling of the Mountains, revisión del clásico de Hiroshi Shimizu de 1938 The Masseurs and a Woman. Unos masajistas ciegos llegan a un pequeño pueblo turístico como todos los años para ofrecer sus servicios en las diferentes pensiones. Tokuichi (Tsuyoshi Kusanagi), uno de esos masajistas, se enamora de Michiho (Maiko), una de sus clientas. Coincidiendo con esto unos inquilinos de la pensión sufren un robo.
Reconozco que no he visto la original, y por lo que dicen los que sí y por algunas capturas que he visto de la de Shimizu, el filme parece ser una revisión muy fiel a la obra en la que se basa. Fuera de eso, el director consigue con una destreza sorprendente imitar las formas del cine siete décadas anterior, tanto en dirección o fotografía, como en dirección de actores y diálogos. O sea, aquí no hay absolutamente nada del Ishii anterior, pero por otro lado éste demuestra ser totalmente capaz de desencasillarse en cuanto se lo propone.
Y bueno, llegamos al final. Lo último que ha salido de las manos del amigo Katsuhito es el documental naturalista Scenery (2008), rodado entre Japón y Hawaii, la película Sorasoi (2009), producida por su estudio Nice Rainbow y rodada junto a actores salidos de su escuela de interpretación y finalmente el mediometraje Strawberry Seminar (2009), originalmente concebido para ser emitido en cuatro partes en telefonos móviles.

Y nada más, aquí quedamos a la espera de mas casquería bizarra de este indiscutiblemente gran director. Ha sido un placer. ^^

6 comentarios:

Jessica Jones dijo...

Gran director si señor, no he visto todas sus pelis, pero las tengo "en la cola".

Lo conoci gracias al BAFF y a la genial The Taste of Tea.

Muga dijo...

Pues no conocía a este director, y de las películas mencionadas solo había oído hablad de "The Taste of Tea".
Con esta entrada has conseguido que me llame la atención y me proponga empezar a ver sus películas.

Gracias por darlo a conocer.

Battosai dijo...

Yo solo he visto The Taste of Tea y My Darling of the Mountains. Tenía pensado ver más suyas, pero ahora me has picado y seguramente las vea todas en no mucho tiempo. Al menos los largometrajes.

Aurinko dijo...

Uli genial la retrospectiva de Ishii.
Extraño, bizarro... pero hay que verlo.
"Funky Forest: The First Contact" toda una experiencia,... aunque no sea la mas aconsejable para comenzar a conocer a este director, como hice yo...jejejeje.
Gracias

Bambú dijo...

No he visto ninguna película de este director y la verdad es que no lo conocía, voy a tener q ver algo de él XD

Anónimo dijo...

El Sabor del te......PELICULON!!!LA manera que tiene de mostrar la sensibilidad de cada personaje es admirable y unica...Gracias cinemateca por traer este cine a mi pais y me algra que no sea el unico que le gusta