miércoles, 26 de septiembre de 2012

Catherine (360)


Un hombre tiene una pesadilla. El día siguiente, descubre que se están empezando a producir una serie de extrañas muertes y otros hombres aparecen muertos en sus camas por las mañanas. En un bar, se le acerca una joven. Nueva pesadilla. El día siguiente, descubre que la chica está en la cama a su lado.

Así, en el juego se van alternando las pesadillas con la realidad. En las pesadillas, hay que escalar una torre moviendo bloques. En la realidad, hay que interactuar con distintos personajes, entre ellos la novia y la amante. En función de cómo actúe el jugador, la historia tomará un rumbo u otro.

El principal problema que le veo al juego es que las dos partes de las que se compone sean tan diferentes. Aunque en ambas el nivel es altísimo, a quien no le gusten los puzles se le hará insufrible el juego, por mucho que le guste la otra parte. A quien no le guste la parte de interacción... bueno, en ese caso siempre puede saltársela.

Los puzles están muy bien diseñados y cuentan con una gran variedad de situaciones al haber distintos tipos de bloques, objetos e incluso enemigos, que no son más que otros hombres sufriendo la misma pesadilla y compitiendo por llegar a la cima. Mención especial merecen los jefes finales, en la última área de cada nivel, con un diseño espectacular y que ponen aún más difícil la ascensión. La dificultad, para qué vamos a engañarnos, es muy alta. Más de uno se verá obligado a seleccionar la dificultad fácil. En la normal no hace falta avanzar mucho en el juego para que suponga ya un reto.

Las partes de la realidad son las que más me han gustado, y por desgracia son más cortas de lo que me gustaría. En ellas, Vincent (así se llama el protagonista) está en el bar, donde interactúa con sus amigos, la camarera y otros clientes. A la vez, va recibiendo mensajes en el móvil de su novia y de la amante, y es decisión del jugador cómo (o si) responde a cada una. En función de las decisiones tomadas, el final del juego será diferente de entre los 8 posibles. Difícilmente habrá dos partidas iguales.

Se agradece también que sea un juego con esta temática y que el guión esté tan bien desarrollado y repleto de estupendos diálogos. 

¿Preferís sentar la cabeza junto a Katherine o disfrutar del momento con Catherine?



No será el mejor videojuego de la generación, pero desde luego es de los más originales. De pocos juegos puede decirse que no hay otro igual. Catherine es uno de ellos.

Un 8.