martes, 30 de marzo de 2010

Noisy Requiem (Japón, 1988)


Segunda película de las tres que Yoshihiko Matsui ha realizado en esto últimos 30 años, y obra de culto dentro de lo que es el cine experimental japonés.

Hay muchos factores que convierten a esta película en fudamental en su género y estilo. Por un lado su increible "modernidad" en un filme de hace 22 años y encima contando con su rabioso sentido experimental. Por otro lado la increible calidad cinematográfica tanto de dirección y de fotografia, aspectos que en esta clase de obras suelen a veces quedar en segundo plano y claro, sobre todo lo radical y amoral de la propuesta e historia que se nos presenta. Lo que en principio se presenta como la historia de un asesino y violador de mujeres que obtiene su placer sexual a partir de extraerles sus órganos sexuales, pasa a a ser un retrato del feismo y de la bajeza moral humana a partir de la exposición de personajes ajenos a la normalidad social tanto por sus carencias físicas como psicológicas.

Pero si hay algo que desde un prisma personal me llama muchísimo la atención es las mucho mas que casuales similitudes con la obras gráficas de Suehiro Maruo, no solo en el evidente parelelismo argumental, sinó en la misma utilización simbólica para mostrar el aspecto mas sucio y desagradable del aspecto humano con la exposición de enanos, deformidades físicas, lisiados de la segunda guerra mundial y la destrucción de la belleza femenina como simbolos de la degradación por un lado y de la existencia de esa parte oscura que existe en nuestro interior y que buscamos negar en todo momento en busca de la normalidad social en el entorno falsamente "perfecto" que presuntamente nos rodea.

Obra maestra finalmente que de forma visceral y telúrica nos muestra un viaje al fondo de la parte oculta y mas oscura de nuestra psiquis, mostrada además con unas formas cinematográficas epatantes y lejos en todo momento de la intención de buscar la empatía con el espectador, con un director que solo se mira a si mismo y a sus necesidades a la hora de rodar lo que tiene en mente. Obligatoria para cualquier interesado en lo que es el "otro" cine

2 comentarios:

Battosai dijo...

Buf, me llama la atención por todo lo que dices salvo una cosa que me echa para atrás un montón. Que se parezca a las obras de Suehiro Maruo, del que lo único que he leído era horrible.

En fin, supongo que tarde o temprano le daré una oportunidad.

Muga dijo...

No se porqué será pero, después de leer tu comentario, tengo muchas ganas de ver esta película pero a la vez me da pereza.
Al menos me la apunto para que no pase al olvido.