lunes, 27 de junio de 2011

Blur (360)


Juego de carreras a medio camino entre los realistas y los Mario Kart.

La apariencia de los vehículos y circuitos es realista. La simulación en la conducción, no. Y además, hay por el circuito distintos objetos que se pueden recoger para utilizar contra los adversarios. Vamos, que tiene todos los ingredientes para gustarme un montón.

Los potenciadores son 7. Rayo, que levanta 3 columnas eléctricas delante de quien vaya primero. Descarga, potente disparo que se puede lanzar hacia adelante, persiguiendo al siguiente coche, o hacia atrás en línea recta. Proyectiles, 3 disparos rápidos poco potentes que se pueden lanzar hacia adelante o hacia atrás. Escudo, que te protege de ataques. Mina, que se puede dejar detrás o lanzar en línea recta hacia adelante. Curación, que repara los daños del coche. Nitro, que impulsa el vehículo a gran velocidad.

Con estos implementadores se consigue que las carreras sean de lo más trepidantes y emocionantes. Al contrario de Mario Kart, en los que los objetos son aleatorios y tocan mejores a los que van en las últimas posiciones para equilibrar la carrera, en Blur se ven los objetos antes de cogerlos, con lo que el que sea un gran conductor y sepa usarlos bien difícilmente perderá ante un novato.

En el modo de un jugador hay tres tipos de eventos. Carrera, en el que hasta 20 coches compiten; destrucción, en el que hay que cargarse a cuantos más coches mejor; y contrarreloj, en el que hay que dar un determinado número de vueltas antes de que acabe el tiempo.

Además de lograr los objetivos impuestos por el evento, cuanto mejor se conduzca más fans se ganan, habiendo también un objetivo de fans por evento (que consiste en conseguir una cantidad determinada de fans) y una carrera de fans, que consiste en pasar por unos arcos que aparecen a lo largo del circuito antes de que se acabe el tiempo, a la vez que se sigue con la carrera, la destrucción o el contrarreloj.

Así se obtiene un juego bastante largo si se quiere conseguir hacer todo. Y no digamos ya si se quiere conseguir en nivel difícil. Añadiéndole el multijugador, tanto offline como online, queda un juego de carreras divertido como pocos y largo... bueno, largo como muchos, que los juegos de carreras no suelen agotarse rápido. No llega al nivel de diversión que alcanzan los Mario Kart, pero poco le falta.

Un 8.