domingo, 27 de noviembre de 2011

Películas que no comento más a fondo por falta de tiempo (52)

Sex and Zen (Hong Kong, 1991)

Un hombre con un pene diminuto se lo corta para transplantarse el de un caballo y así poder ligarse a muchas mujeres.

Divertida y con mujeres de buen ver sin ropa.

Un 6.


Sex and Zen II (Hong Kong, 1996)

Un demonio que puede adoptar formas masculina y femenina y absorber la energía de la gente con la que mantiene relaciones sexuales, busca hacerse con un gran poder.

Menos divertida que la primera, pero me gusta más por ese toque siniestro, lúgubre y sobrenatural que tiene. Tiene menos desnudos, pero uno de ellos es de Shu Qi (con escena lésbica incluida), así que nada que objetar.

Un 6.


Sex and Zen III (Hong Kong, 1998)

Un tío y una prostituta se enamoran, pero el destino les separa. ¿Podrán estar juntos de nuevo?

Al contrario que las anteriores, bastante aburrida e insulsa.

Un 4.


3D Sex and Zen: Extreme Ecstasy (Hong Kong, 2011)

Un hombre con un pene diminuto se lo corta para transplantarse el de un caballo y así poder satisfacer a las mujeres.

Primera película erótica en 3D y remake de Sex and Zen que no se limita a copiar el original, sino que cambia unas cuantas cosas, toma prestados elementos de Sex and Zen II y alarga considerablemente (demasiado, yo diría) el metraje. Dicen quienes la han visto en 3D que el efecto es buenísimo. A mí esto del 3D me suele dar igual, pero creo que esta hubiera tenido su gracia verla así. Ah, en una cosa sí que supera a la original sin ninguna duda... ¡Qué pedazo de tías!

Un 6.


Golden Slumber (Japón, 2010)

A un hombre normal y corriente le tienden una trampa para que acabe pagando por un asesinato que no ha cometido.

Genial. Entretenidísima. Yoshihiro Nakamura muestra una vez más su talento como guionista. Aquí no está tan inspirado como en Fish Story, pero igualmente lo hilvana todo a la perfección. En este caso, además, mezcla thriller y comedia como nadie. Y como director, es curioso lo que ocurre. No llama especialmente la atención en ningún momento, pero a la vez se nota que controla a la perfección qué contar, cuándo y cómo. Edito los Batto de 2010 para incluirla en la categoría de mejor guión.

Un 8.