lunes, 18 de junio de 2012

Detective Ritual. Impresiones


Una sociedad de detectives privados financiada por el estado se encarga de todos los casos criminales, sin que la policía pueda actuar por sí sola. En ese contexto, aparecen tres chicos con unos poderes especiales que les permiten resolver los casos sin necesidad de investigar ni deducir nada.

El primer tomo nos presenta la situación y los personajes a un buen ritmo, terminando con un cliffhanger suficientemente bueno como para que se interese el lector por el segundo. No parece que vaya a ser el manga del siglo, ni mucho menos, pero cumple con lo que pretende. Además, tiene la ventaja de ser un manga cortito, con un total de 6 tomos. Eso sí, lo que me da miedo es que tal como están las cosas se le puede ir mucho la pinza al guionista y degenerar una barbaridad, aunque si lo lleva bien merecerá la pena.

Por el momento, parece que el guión va a estar bastante bien. En cuanto al dibujo, es... raro. Más que el dibujo, el diseño de personajes, a cual más rocambolesco. Pero bueno, consigue no desentonar, lo cual es todo un logro.