sábado, 6 de septiembre de 2008

El viaje de Chihiro (Japón, 2001)


Chihiro es una niña que a través de un túnel llega a un mundo extraño donde los espíritus van a darse relajantes baños.

Con esta excusa, el gran Hayao Miyazaki nos cuenta una especie de Alicia en el país de las maravillas que desborda imaginación y buen hacer por los 4 costados. No deja de llamarme poderosamente la atención durante las dos horas de película el nivel de detalle que tiene en todo momento, con los fondos, cada movimiento de los personajes o cualquier otra cosa. Además, el diseño de espíritus es extraordinariamente variado y original. Todo esto, junto con la banda sonora de uno de mis compositores para cine preferidos, Joe Hisaishi, forma una de las mejores películas de animación de toda la historia.

Miyazaki es un genio capaz de hacer dibujos animados que gusten tanto a niños como a adultos por igual. En este caso es a la vez suficientemente sencilla como para que los niños se entretengan con una historia de dibujos de una niñita y extraordinariamente compleja, con lo que los adultos la disfrutarán en otro plano mucho más interesante.

Por si esto fuera poco, considero a Miyazaki uno de los directores más importantes del cine actual. Es único y con cada una de sus películas nos da una lección de maestría. Hay muchos grandes directores que a pesar de serlo no dejan de contar las mismas historias que muchos otros mejor contadas. Sin embargo, nunca antes ha habido otro ni remotamente parecido a Miyazaki y no creo que lo haya después. De muy pocos directores se puede decir lo mismo.

El viaje de Chihiro ganó el oscar a mejor película de animación en la primera edición en que existía tal premio y se convirtió en la primera película animada en ganar el primer premio de un gran festival internacional de cine. Concretamente el oso de oro en Berlín. A día de hoy creo que sigue siendo la única que lo ha logrado.

Hoy he visto la película por cuarta vez y me ha maravillado tanto como la primera. Eso sí, aún no entiendo cómo Chihiro sabe que el dragón es Haku. Lo único que se me ocurre es muy rebuscado. Que como cuando se despide de él en el puente después de que le devuelva la tarjeta que le hace recordar su nombre al darse media vuelta vio al dragón a lo lejos, al verle luego de cerca pensara que es él. No termina de convencerme, pero no importa. Es así y punto ^^

Un 8.

5 comentarios:

Kururin dijo...

Obra maestra indiscutible, probablemente una de las mejores películas de animación de la historia. La secuencia en la que va con el sin cara en el tren a ver a la hermana de la bruja mala es terriblemente hermosa y con la canción de los títulos de crédito es imposible no emocionarse.

Veo que te gusta Miyazaki, me alegro mucho. También, aunque supongo que ya la habrás visto, es extraordinaria La tumba de la luciérnagas, de Takahata. Es devastadora en el plano emocional, yo ya aviso.

Un saludo^^

Battosai dijo...

Sí, la vi hace mucho y estoy planeando volver a verla un mes de estos.

Jeparla dijo...

Me encanta esta película. Es tremenda.

Kyo_Coke dijo...

Una de las películas de Ghibli y de animación en general que más nos gusta ^^. Es genial la peli.

Bambú dijo...

Para mi es la mejor película de Miyazaki, me encantó esta peli, yo le daría un 10.