sábado, 3 de enero de 2009

Manderlay (Dinamarca, 2005)


Tras los sucesos acaecidos en Dogville, Grace llega a Manderlay, una plantación de esclavos. Allí, ni corta ni perezosa, decide quedarse a poner orden.

La película sigue por los mismos derroteros de la anterior, y sigue siendo extraordinaria. Sin embargo, no sorprende como hizo aquélla (recuerdo como si fuera ayer lo que me hizo sentir Dogville aquel 25 de octubre de 2003), ya que lo que tan original fue entonces ha dejado de serlo. Por otro lado, Nicole Kidman no repite como protagonista (aún no se lo he perdonado) y ésta no es la Grace que tanto me gustaba. Es otra que también me encanta, pero no es lo mismo. Y no me malinterpretéis, Bryce Dallas Howard está espléndida, pero una vez que has visto a Kidman en uno de sus mejores papeles, te sabe a poco otra que no lo haga igual de bien.

Sobre esto, me hace gracia que los personajes que repiten de la película anterior están interpretados por actores diferentes, pero sin embargo sí aparecen actores de Dogville interpretando otros papeles. Y lo mejor es que al único que repite en ambas facetas no se le ve porque es el narrador.

Al igual que en su predecesora, el final es verdaderamente excepcional, sirviendo de clímax y sorprendiendo con algo que, por otro lado, era hasta cierto punto previsible. La manera en que Lars von Trier consigue sorprender con algo tan obvio es digna de hacerle un monumento.

Espero ansioso la tercera y última parte.

Un 9.

3 comentarios:

Uli dijo...

Es filosoficamente mas compleja que Dogville, pero es verdad que no "asusta" tanto como la 1ª. El factor nunca visto de Dogville se pierde al repetir esquemas, con lo que solo nos queda su calidad cinefila, y esa es enorme.


Pd: Por cierto Batto, has comentado seguidas peliculas de mis dos directores no orientales vivos favoritos ^^

Battosai dijo...

También son de mis preferidos. Al menos Lars von Trier. Con Tarantino quizá tendría que irme ya a los 10 preferidos xD (a nivel mundial).

Extensus dijo...

Vi Dogville cuando la estrenaron y me acojonó tanto y me ímpresionó tanto que no me he atrevido a ver ésta. De todos modos y después de haberte leído tendré que hacer un esfuerzo y ver Manderlay