domingo, 11 de enero de 2009

Aliento (Corea del Sur, 2007)


Aliento narra la historia de amor entre una mujer engañada por su marido y un preso en el corredor de la muerte con tendencias suicidas.

Como en muchas otras de las películas de Kim Ki-duk, el protagonista no habla (lo cual no significa necesariamente que sea mudo), pero eso no supone un lastre para la película ni mucho menos, ya que el director coreano narra la historia con soltura y consigue que el personaje sea expresivo y transmita lo que siente sin necesidad de hablar. También como viene siendo habitual en él, cuenta una historia que a priori no tiene pies ni cabeza de manera que, no sólo te la crees sino que hasta parece de lo más natural, sin cuestionarte el comportamiento de personajes que difícilmente se comportarían así en la vida real.

Mención especial merecen las escenas en las que se reúnen en la sala de visitas y la mujer empapela las paredes con las estaciones. No tienen precio.

Un 7.

2 comentarios:

Uli dijo...

La acabo de ver y me ha encantado T_T

Battosai dijo...

Me alegro mucho ^^

Ahora tengo en el punto de mira "Dream", su siguiente película.