jueves, 23 de abril de 2009

Australia (Australia, 2008)


Una aristócrata inglesa viaja a Australia a finales de los años 30, poco antes de que los japoneses ataquen el país, y tendrá que hacerse cargo ella sola del ganado de su marido, algo que no será nada fácil. Partiendo de esta base se mezclan varios géneros, haciendo una película que a ratos parece de aventuras, en otros momentos de amor o incluso bélica, y en ocasiones intenta (recalco el "intenta") ser una comedia.

Me ha ocurrido con Australia algo parecido a lo que me ocurrió con Moulin Rouge, del mismo director. En aquella ocasión los primeros minutos no me estaban gustando, pero enseguida llegó un momento en que, sin ni siquiera darme cuenta, me empezó a fascinar y así siguió hasta el último momento de la película, a la que considero una obra maestra. En este caso el principio no me gustaba, el resto de la primera hora ni fu ni fa y ya es la última hora y pico la que sí está muy bien. O quizá sólo bien pero comparado con el resto parece mucho mejor. Y es que al principio la película es una soberana tontería, intentando constantemente sacar al espectador una sonrisa que no sale porque las gracias no son tales y los chistes malos, y lo único que piensas es que los actores están haciendo el ridículo. Si fueran otros tendría un pase, pero coger a Nicole Kidman y a Hugh Jackman para hacer el tonto es una tomadura de pelo al espectador. Y de golpe y porrazo llega un punto en que todo cambia, los personajes no parecen ser los mismos, dejan de hacer el subnormal y la cosa marcha. Parece mentira que los guionistas sean los mismos, porque verdaderamente parece una película distinta con personajes diferentes. Más bien parece que cada guionista se encargó de un trozo.

A nivel técnico es una pasada, eso sí. El guión, como he dicho, tiene altibajos. El resto está bien sin ser ninguna maravilla.

En lo que sí destaca la película es en tener uno de los malos más odiosos del cine reciente. Es de esos que pasas todo el metraje deseando su muerte. Si es posible, lenta y dolorosa. Si eso es bueno o malo depende del gusto de cada uno. A mí me ponía enfermo, la verdad, pero en todo momento confiaba en que me dieran el gustazo de matarle. No diré si me quedé con las ganas.

Un 6, lo cual en sí está bien pero para una película que debió ser de las grandes del año es una mierda.

4 comentarios:

koko dijo...

Pensaba verla pero bufff, haía algo que me tiraba para atrás...

Anwar A.K.A Felipe dijo...

La verda es que esta peli floja, muy floja. Porque cierto es que parecen dos films en uno por eso de que a la mitad del metraje el estilo de la peli cambia y aparte de que se me hizo larga algo que no me ocurrió por ejemplo con El Curioso Caso de Benjamin Button.

Buen blog el tuyo, me uno a tu lista de seguidores y me preguntaba si te interesaría un intercambio de enlaces

Saludos desde:

http://www.cinemaworldycomics.tk/

Battosai dijo...

Anwar: te agrego a la lista de blogs enlazados ;)

Extensus dijo...

A mí esta película no me moló un pimiento.