sábado, 10 de octubre de 2009

Películas que no comento más a fondo por falta de tiempo (5)

Judgment (Corea del Sur, 1999)

Tras un accidente, varias personas aseguran ser los padres de una joven muerta para llevarse el dinero de la indemnización.

Cortometraje de Park Chan-wook de casi media hora de duración en el que comienza a mostrar su inmenso talento en la dirección. No obstante, a pesar de eso, de ser una historia llamativa y de tener un magnífico final... no me llena. No sé por qué.

Un 6.


Pleno Verano (Vietnam, 2000)

Tran Anh Hung nos cuenta de manera intimista el día a día en la vida de tres hermanas.

Bastante en la línea de El olor de la papaya verde. La parte concerniente a la hermana interpretada por la bellísima Tran Nu Yên-Khê, actriz fetiche del director, me ha encantado. Lo de las otras dos hermanas... un poco soso para mi gusto.

Un 6.


Secret (Japón, 1999)

Tras un accidente de tráfico, una madre y su hija acaban en el hospital. Justo antes de morir, el espíritu de la madre entra en el cuerpo de la hija.

En malas manos hubiera salido un truño pasteloso infumable, pero Yojiro Takita hizo una de las películas más bonitas que he visto últimamente. Me encanta el dilema moral al que se enfrenta el padre, teniendo a su mujer en el cuerpo de su hija (atención a Ryoko Hirosue en el doble papel), y la manera en que lo trata el director.

Un 8.


Suzhou River (China, 2000)

Un hombre se encuentra con una chica exactamente igual a su amada, que desapareció tiempo antes. ¿Será la misma persona?

Los primeros 25 minutos son aburridísimos, con una voz en off casi permanente contando intrascendencias. La otra hora de película ya mejora y se queda en aburrida, sin superlativo. Hasta tiene algún que otro buen momento y todo. El único punto fuerte son los actores, especialmente Zhou Xun (pero vamos que siendo ella lo raro sería que lo hiciera mal).

Un 3.


Taare Zameen Par (India, 2007)

Agradable, aunque excesivamente larga, cuenta la historia de un niño que no para de meterse en líos y fracasar en el colegio hasta que alguien ve el potencial que lleva dentro y decide aprovecharlo.

Un 6.