viernes, 23 de septiembre de 2011

Xenoblade Chronicles (Wii)


En un mundo cubierto por un vasto océano, dos gigantescos titanes luchan a muerte hasta quedar inmovilizados. Con el paso del tiempo, sobre sus cuerpos surge la vida. Vida orgánica en Bionis; vida mecánica en Mekonis. Cuando los mekon atacan Bionis, comienza una cruenta guerra.

En ese mundo y en ese contexto tiene lugar Xenoblade Chronicles, el mejor RPG que he jugado en mi vida. Sigo prefiriendo Final Fantasy VIII por el cariño que le tengo y su valor sentimental, pero por mucho que el corazón me diga eso, la cabeza me dice otra cosa distinta. La cabeza me dice que Xenoblade Chronicles es lo más grande que he probado nunca dentro del género, y una de las cosas más grandes que he probado nunca en esto de los videojuegos.

Si nos limitamos a seguir la historia principal, se trata de un JRPG como cualquier otro. Unos personajes muy diferentes se reúnen en situaciones peligrosas y se alían para hacer frente a la adversidad y luchar por un futuro mejor. Como digo, lo de siempre. Sin embargo, eso no es todo en este juego. De hecho, eso no es casi nada. Eso no es más que la excusa que se nos da para explorar un mundo inmenso, conocer a multitud de personajes e interactuar con ellos. Monolith Soft ha sabido hacer una mezcla explosiva cogiendo la esencia de los RPGs japoneses y añadiéndole características de los MMORPG. Claro que esto ni es multijugador, ni es masivo, ni es online. Y aun así se siente uno en un mundo vivo, porque la ambientación y el tamaño del mundo que han creado es espectacular, detallada y variada a más no poder.


No hay muchas ciudades, pero casi todas ellas son enormes. Y la única que es pequeña, lo es por razones de guión. Están pobladas por gente de todo tipo. Algunos aparecen identificados simplemente como "Habitante de La Linde", "Morador de Alcamoth", "Refugiado" o "Mercader". Con ellos se puede hablar y quizá encarguen alguna misión de exterminio de monstruos o recogida de materiales, pero no son importantes. La importancia radica en los que aparecen identificados con su nombre. Las misiones que encomiendan son más complejas. No consisten simplemente en matar a tal monstruo o recoger tal objeto, aunque a menudo haya que hacerlo. Pero habrá que hacerlo con un propósito, de manera que podremos influir en sus vidas. Dependiendo de nuestras acciones, las ciudades se desarrollarán de una manera o de otra, y sus habitantes tendrán determinadas experiencias. De nosotros dependerá que un par de niñas se hagan amigas o que un hombre se reconcilie con su hija; que una anciana sepa lo que le ocurrió a su hijo o que una chica siga su vocación; que alguien encuentre pareja o que un niño no abandone los estudios. Y muchísimas cosas más. Aquí es donde está la grandeza del juego. No es extraño pasarse horas y horas y horas explorando, hablando con la gente y cumpliendo misiones para ayudarles sin avanzar para nada en la historia principal. Y no estamos hablando de que haya 30 o 40 personajes y 100 o 200 misiones, no. Hablamos de 165 personajes y más de 470 misiones.


En cuanto a los personajes, al hablar con ellos quedan registrados en un cuadro llamado afinigrama. Al principio veremos cómo van apareciendo círculos con la cara de cada uno de ellos por aquí y por allá. A medida que hablemos con ellos y le ayudemos, se irán marcando en el afinigrama las relaciones entre ellos, de manera que al final de la aventura, si hemos jugado en condiciones, todos están unidos con otros por líneas en las que se ve la relación que hay entre ellos. "Hermana gemela", "enamoradísimos", "dúo maléfico" o "sana rivalidad" son 4 de las muchísimas posibilidades que hay. Y lo que ponga entre ellos no es la única opción posible. Dependiendo de nuestras acciones, la relación que los una puede ser distinta, por lo que no habrá dos partidas iguales.


En cuanto a las misiones, es imposible hacerlas todas en una misma partida. Algunas se excluyen entre sí. Por ejemplo, si Monica quiere que le consigas un elixir para que un tío se enamore de ella y otro tío lo quiere para que Monica se enamore de él, solo se podrá cumplir una de ellas. Si una misión se puede resolver de dos maneras diferentes, cumpliéndola con una opción el resultado conllevará que otro personaje te encargue tal misión, mientras que cumpliéndola de la otra manera posible será un personaje distinto quien te encargue una misión diferente. Si llevas a tal personaje a vivir a otra ciudad, no irá otro con quien se lleve mal. Según a quién lleves, se abrirán unas misiones u otras. A esto hay que añadir también las misiones con límite de tiempo. La mayoría de las misiones se pueden hacer siempre que se quiera una vez aceptadas. Otras, solo hasta que se llega a cierto punto de la aventura principal, tras el cual no se podrán realizar. Por ejemplo, si una zona del mapa queda bloqueada para siempre, no se podrán hacer las misiones que hay que llevar a cabo allí. No obstante, hay pocos puntos de estos y al llegar a ellos preguntan si quieres continuar, con lo que si te has dejado cosas sin hacer, puedes volver. No sé a ciencia cierta cuántas pueden hacerse en total en una misma partida. Lo que os puedo decir es que yo he explorado muchísimo, he hablado con todo el mundo un montón de veces, he hecho más de 420 y no me cabe ninguna duda de que me he dejado varias por el camino.


Conviene comentar también que cada personaje tiene un horario. A unos se los podrá encontrar de 6.00 a 18.00, a otros de 3.00 a 21.00, a otros... Cada uno con su rutina, como en la vida real. Por eso, hay que recorrer las ciudades a conciencia, ya que no encontrar a nadie en tal sitio no implica que no haya nadie ahí sino que no hay nadie en el momento en el que pasas. También hay monstruos que aparecen solo a determinadas horas o en determinadas condiciones meteorológicas. Por suerte, el reloj se puede cambiar a voluntad en cualquier momento.


Los combates son automáticos, rápidos y dinámicos. Vemos a los enemigos por el mapa, nos acercamos y luchamos. El personaje que controlemos atacará constantemente mientras no le digamos que use un ataque especial, ayude a otro personaje, huya o cualquier otra cosa. Los demás, harán lo que tengan que hacer. Tan simple como efectivo. Por supuesto, esa es solo la base y hay más, como ataques en cadena entre los personajes, pero no me voy a explayar en eso.


Xenoblade Chronicles exprime el potencial de Wii como nunca antes se había visto. No solo los gráficos son una pasada, sino que puede haber combates con hasta 10 enemigos a la vez (quizá más, eso es lo máximo que me he encontrado yo). Entre los 3 del equipo y los 10, son 13 personajes en pantalla interactuando a la vez, cada uno con sus movimientos o sus ataques especiales. Rara vez hay ralentizaciones, y las pocas que hay suelen ser leves.


La duración, como os imagináis, es enorme. No hay una fórmula exacta para saber cuánto durará. Lógicamente, dependerá de la manera de jugar de cada uno, de cuánto nos distraigamos con misiones y exploración, de la habilidad del jugador y de muchas cosas más. Lo que os puedo contar es lo que me ha durado a mí jugándolo a mi manera. He explorado muchísimo, he hecho casi todas las misiones que he podido (acepté todas las que pude y de esas solo pasé de dos... que quizá hubieran desbloqueado otras), estoy más que curtido en este tipo de juegos... y me ha durado 125 horas y 49 minutos. No es corto, no. De todo ese tiempo es difícil decir cuánto corresponde a la historia principal y cuanto a las misiones, sobre todo porque a menudo se hacen las dos cosas a la vez. Quizá 40 horas se hayan ido a la historia y el resto a misiones, exploración y demás. Lo cual no quiere decir que si te centras en la historia te pases el juego en 40 horas. Si te centras en la historia, como suele pasar en estos juegos, en muchas ocasiones te verás obligado a luchar y luchar y luchar con el único objetivo de subir de nivel, con lo que posiblemente duraría unas 60. Como yo ya subía de nivel al hacer las misiones, no he tenido que hacer eso. Y toda esa duración no incluye ir de un lado para otro dando vueltas absurdamente para desplazarse, ya que al llegar a ciertos sitios aparece un marcador en el mapa, pudiendo volver ahí directamente (casi) en cualquier momento. En algún que otro lugar hay algunos muy juntos y otros muy separados, con lo que para ir a un punto en concreto quizá haya que caminar un rato, pero en general están muy bien dispuestos y no se tarda más de dos minutos en ir a cualquier sitio. También hay que señalar algo que no es común en estos juegos. Se puede ir andando de una punta del mundo a otra recorriéndolo todo a pie. Nada de que al salir de una zona aparezca una pantalla de mapa por la que nos movemos de un destino a otro. Nada de que al salir de una zona aparezca un menú en el que seleccionamos el siguiente destino de entre los posibles. Nada de eso. Aquí al salir de una zona entras en la siguiente justo por el sitio en el que están unidas, con lo que la inmensidad que han recreado es "real".


La subida de nivel aquí se hace de la manera más clásica. Desde hace unos años les encanta personalizar el progreso de los personajes con menús raros en los que eliges los atributos que mejoras de cada personaje y demás. Aquí hacen lo de toda la vida. Te dan puntos de experiencia y al acumularla vas subiendo de nivel, con lo que mejoran un poco todos los atributos. No solo se obtiene experiencia derrotando enemigos, sino también como premio por cumplir misiones o incluso por llegar a zonas nuevas del mapeado, premiando así la exploración. Dan experiencia también por los logros, que los hay, y de todo tipo. Junto con los puntos de experiencia otorgan puntos de artes y puntos de poder. Las artes son los ataques especiales de cada personaje, ya sean físico o etéricos. Canjeando los puntos de artes (esto sí que se hace voluntariamente y eligiendo, no como los niveles) mejoraremos las artes que nos interese mejorar, haciéndolas más poderosas o haciendo sus efectos más duraderos. Los puntos de poder sí que son automáticos, como la experiencia, aunque van a lo que nosotros elijamos. Me explico. Cada personaje tiene 3 rasgos que le dan cierta característica y nosotros elegimos el rasgo activo en cada momento. Supongamos que un personaje con uno de sus rasgos tiene un 10% más de fuerza, con otro un 10% más de vida y con otro un 10% más de defensa etérica. Mientras esté seleccionado ese rasgo, tendrá ese atributo constantemente. Pero además, a cada rasgo van asociados 5 poderes, que se irán consiguiendo a medida que se obtengan los puntos de poder necesarios. A su vez, los puntos de poder irán a parar al primer poder no obtenido del rasgo seleccionado en ese momento. Por si fuera poco, se pueden desbloquear otros 2 rasgos más por personaje cumpliendo determinadas misiones, por lo que cada uno podrá llegar a tener 25 poderes. Una vez obtenido un poder, ese personaje lo tendrá siempre, incluso si tiene otro rasgo distinto seleccionado. Los poderes son muy variados. Van desde poder llevar armadura pesada a obtener más experiencia por combate (o por misión o por lugar descubierto), pasando por aumento de atributos, comprar más barato en tiendas y muchas cosas más. Algunos de los poderes afectan solo al personaje que lo tiene, otros al grupo entero de combate (3 personajes) y otros a todos los personajes (los que luchan y los de reserva). Y, para más inri, un personaje puede usar poderes de otro. Si la afinidad entre dos personajes está al mínimo, solo podrá usar uno de sus poderes. Si está al máximo, 5. Entre medias, lo que sea. La afinidad entre personajes se puede desarrollar ayudándose en combate, cumpliendo misiones juntos o regalándose objetos unos a otros. No se pueden asociar los poderes que se quieran. Unos aparecen representados por un círculo, otros por un cuadrado, otros por un hexágono y otros por una estrella. Si el personaje A tiene para enlazar con el personaje B, por este orden, dos círculos, dos cuadrados y una estrella, no podrá usar ningún poder de hexágono de ese personaje y tendrá que tener la afinidad al máximo con él para poder usar uno de estrella. Y aun así, no se pueden enlazar todos los que se quiera, sino que cada poder requiere un número de afinimedallas.


Dicha afinidad entre personajes también sirve para desbloquear ciertas conversaciones entre ellos. En los mapas encontraremos un icono de conversación. Acudiendo a ellos a partir de determinado momento de la aventura y si cumplimos los requisitos (por ejemplo, afinidad al máximo entre tal personaje y tal otro a partir de determinado momento de la aventura principal y de noche) se puede ver la conversación. No sirve para nada (salvo desbloquear logros por ver tal cantidad de ellas), pero si te has metido de verdad en el juego, te interesa verlas. En todas ellas hay dos momentos en los que podremos elegir lo que dice uno de los personajes, de manera que el resultado de la conversación puede ser muy bueno, un desastre o algo intermedio, dependiendo de lo que elijamos decir. Pero, como digo, no sirve para nada en la práctica. La historia del juego no va a cambiar.


La banda sonora es una pasada. No os la podéis ni imaginar. No solo es buena en todo momento, sino que es tremendamente variada y siempre apropiada al lugar en el que nos encontramos. La música alegre de La Linde le sienta como un guante, al igual que la solemnidad que reina en Alcamoth, la capital imperial, se hace patente en la música que se oye allí. Hasta los ritmos electrónicos que tan poco me gustan le van como anillo al dedo al lugar en el que suenan. Además, como a menudo nos encontraremos durante minutos explorando sin entrar en combate ni hacer nada que haga cambiar la música, son composiciones considerablemente largas, de modo que no se haga repetitivo escuchar las mismas notas una y otra vez. Aquí os enlazo otra más que diría que es de mis favoritas si no fuera porque hay unas 15 más que me gustan tanto como esta y el resto no se quedan muy atrás. En momentos puntuales la música del juego me ha recordado a alguna obra del maestro Joe Hisaishi, a Final Fantasy VIII o a Kingdom Hearts. En general, a nada, ya que tiene personalidad propia.


Aunque no os lo creáis, me dejo muchas cosas por comentar, pero no creo que haga falta para que os deis cuenta de lo inmenso y maravilloso que es este juego.


Por desgracia, a pesar de todas sus virtudes y de que lo coloco como mi segundo videojuego preferido tanto de Wii como en general, no puedo darle la nota máxima. Hay una serie de circunstancias que me impiden hacerlo. Todas ellas son "errores" menores del juego, y con solo uno o dos de ellos le daría el 10 sin dudarlo, pero entre todos hacen que no pueda catalogarlo de perfecto, a pesar de que me guste más que otros juegos que sí me lo parezcan.


Por un lado, aunque en el afinigrama podamos ver la ciudad y el horario de cada personaje, no dice en qué zona de la ciudad se le puede encontrar, con lo que a veces nos podemos volver locos para encontrarlos. No les hubiera costado nada indicarlo, de manera que una vez que ves a un personaje por primera vez ya sabes dónde está. Parecerá una chorrada, pero no veáis la de vueltas que he dado muchas veces para encontrar a alguien. Se puede mirar en internet el sitio más o menos exacto (hasta que llevaba unas 100 horas de juego no lo empecé a hacer, debí hacerlo desde el principio), pero eso no quita que sea un fallo del juego no incluirlo.


Por otro lado, algunos de los objetos son endiabladamente difíciles de conseguir. Por los escenarios se ven cada dos por tres orbes azules. Al tocarlos, obtenemos un objeto. Cuando digo que son difíciles de conseguir me refiuero a que algunos solo aparecen en tal sitio de tal mapa a tal hora... con un 8% de frecuencia. Ole. Sabiendo dónde está y a qué hora sale, se puede tardar "solo" media hora o así en conseguirlo. Sin saberlo, podríamos tirarnos 10 horas dando vueltas por el lugar hasta encontrarlo. De acuerdo, no se necesitan para la historia principal, pero alguno de ellos se necesita para una cosa muy importante. Y se necesitan dos objetos de ese tipo, no uno. Se mire como se mire, esa dificultad para conseguirlo es exagerada y estropea la experiencia de juego.


Otro de esos apartados mejorables es el final, que no me ha gustado. O, mejor dicho, no me ha gustado una cosa que pasa al final. Cuando digo el final hablo de la última media hora nada más, incluyendo el último vídeo y la última parte jugable. Me parece una cutrada y una flipada innecesarias. Tampoco me importa demasiado tras más de 125 horas maravillosas, pero no deja de ser eso, una cutrada y una flipada.

Un 9.

11 comentarios:

Ju*N dijo...

Lo probé poco más de media horita y, salvando los cutre moldeados de los personajes, me pareció todo bestial.

Me dejas los dientes muy largos, pero no tengo ahora el cuerpo para una partida de 100 y pico horas, dentro de un tiempo ya lo jugaré.

eter dijo...

Dios, le tenía muchas ganas... pero muchas, un RPG de la vieja escuela con todo lo moderno bien integrado al que todo el mundo pone por las nubes... ahora tengo todavía más ganas de abrir mi copia del juego (todavía la tengo precintada XD) y jugarlo.

Por relativa desgracia aún me queda bastante para jugarlo (un amigo me ha dejado la ps2 y no es cuestión de ignorar las joyas de esta consola)

Grandísima reseña, haces hincapie perfectamente en todo lo jugable.

Por cierto, curioso como siendo una Wii a la que tantos palos se le han dado, tengas 5 juegos de ella en tu top-10 (y 3 de ellos cupen el podio)

Battosai dijo...

Ju*N: Sí, hay que mentalizarse y tener tiempo porque es ultralargo. Yo he tenido suerte de poder dedicarle una media de 4 horas y pico diarias, pero si solo vas a poder dedicarle una mejor te esperas o te va a durar 4 o 5 meses y encima te sabrá a poco cada día que juegues.

eter (sobre lo del top 10): justo ayer hablaba con un amigo de algo parecido. Xbox 360 y PS3 tienen muchísimos más juegazos que Wii, pero los pocos que tiene Wii se meriendan a cualquiera de esos. A lo mejor en las otras encontramos 30 juegazos y en Wii solo 7, pero es que esos 7 son los dos Galaxy, Xenoblade, DKC Returns, Zelda TP, Mario Kart y Smash Bros. Bueno, y quizá Metroid Prime 3, aunque a mí no me va demasiado. Si Zelda SS y The Last Story cumplen las espectativas, tendremos un top 10 en Wii que le dará mil vueltas al top 10 de las otras dos, aunque del 11 en adelante sean mucho peores.

Elestel dijo...

Bestial el juego... aparte de todo lo comentado, añadir tres cosillas:

- El tema de los gráficos... vale, es una Wii, no se puede pedir mucho más, pero está exprimida al máximo. Cada rincón de las ciudades, y cada uno de los monstruos cumple hasta el último detalle. Aunque en las caras de los personajes podrían haber hecho algo más.
- Respecto de la música, añadir que en la mayoría de las zonas, hay dos versiones similares entre el día y la noche, siendo la segunda más relajada, con lo que es aún más "inmersivo". Ah, y los anocheceres son absolutamente espectaculares.
- En cuanto a la búsqueda de objetos, muchos se pueden conseguir por trueque, ya que los personajes con nombre, se prestan a ello. También se agradece que buena parte de las misiones no haga falta volver a hablar con el que ha dado la misión.

En general... un juegazo. Y eso que acabo de llegar a Alcamoth. XD

Battosai dijo...

Elestel: sobre el trueque, el objeto que digo que fue un coñazo conseguir no está disponible por trueque. Si no, ya lo hubiera hecho. Sobre por donde te llegas... ¡anda que no te queda! Sigue disfrutando el juego, que yo no puedo :(

Bruno dijo...

Maadre que pintaza! Yo es que llevo casi un año sin jugar a juegos de consolas por estar viciado al "League of legends". Si tuviera todo el tiempo del mundo me compraba la Wii y el Xenoblade, pero es que el LoL me enamoró y parece que pasaremos varios años más juntos, así que si me pongo a jugar a otro ya se acabó mi vida jajaja

Xesu dijo...

Es que es el RPG definitvo. Puliendo varias cosillas sería dificil superar esta obra magna de Monolith. Yo ya lo pongo ahí junto al Chrono Trigger o el FFVI.

Yo llevo 20 horas y realmente no he avanzado mucho por las misiones secundarias. No solo abruman en cantidad sino que encima vician bastante. Estoy enamorao perdido del juego con sus afinidades, poderes y demás.

Técnicamente me parece muy tordo también. Para mí sólo fracasa en los modelados de personajes que se resienten ante lo inmenso de lo demás. La música directamente obra maestra.

PD: Desconozco eso que te ha disgustado del final pero ya llegaré...dentro de 100 horas xD

Roy Ramker dijo...

Obra maestra. Para mi Xenoblade es una obra maestra, un juego enorme y épico que nos demuestra lo que es un verdadero videojuego de calidad y quizá, la salvación para futuros JRPG.

Sobre tu análisis, muy completo y claro, me ha gustado mucho. No sabía lo del 8% en los orbes azules (estoy jugando sin guía), con razón no encontraba más "Kiwi amargo" (al final lo hice por trueque) en la Selva, una pena que no haya un bestiario para los enemigos y una ficha de los habitantes para saber como encontrarlos a la primera, realmente sientes que están vivos con las vueltas que dan los condenados xD

eter dijo...

Es una pena que Wii no haya sido más apoyada por las third parties... podría haberse marcado un catalogo de leyenda.

Eso si, nada nos va a quitar lo que nos ha dado. En Last Story no tengo tantas esperanzas... pero en Zelda creo que vamos a encontrar un equivalente a los Galaxy. El nivel de los juegos de una Nintendo "sin prisas" creo que sencillamente es inalcanzable para la mayoria del resto de compañías

Neovallense dijo...

Tengo muchas ganas de hacerme con este juego, y ahora más tras leer la magnífica reseña ^^

Bambú dijo...

Desde que vi el tráiler de este juego quiero jugarlo, así que seguramente lo haga próximamente ^^