lunes, 20 de febrero de 2012

Películas que no comento más a fondo por falta de tiempo (55)

Om Shanti Om (India, 2007)

Un aspirante a actor cuyos únicos papeles han sido de extra y una actriz de éxito se ven envueltos en un accidente que tarda 30 años en esclarecerse.

Solo por ser la película que me ha descubierto a esa diosa que es Deepika Padukone (y en la que debutó, por cierto) ya se habría ganado con creces que la recuerde de por vida... pero es que además está genial. La segunda película de Bollywood que más me ha gustado, y eso que solo una de allí me ha decepcionado. Edito los Batto de 2007 para incluirla.

Un 8.


Manos que empujan (Taiwán, 1992)

Un anciano chino, maestro de Tai Chi, se ve obligado a emigrar a América para vivir con la familia de su hijo. La convivencia no es fácil, especialmente con su nuera.

La ópera prima de Ang Lee es una película tan tierna como sencilla que nos hace darnos cuenta de la estupidez y el sinsentido del mundo en el que vivimos en el que parece que lo tenemos todo pero fallamos en las cosas más importantes porque somos unos egoístas.

Un 7.


Nader y Simin, una separación (Irán, 2011)

Nader se separa de Simin, viéndose obligado a contratar a una mujer para que le ayude a cuidar de su padre, lo que traerá unas consecuencias inesperadas.

La sorpresa del año pasado. Peliculón. Engancha, se pasa volando y angustia con una historia sencilla pero muy bien escrita y mejor contada. Y, de propina, con un duelo interpretativo a cuatro bandas entre dos actores y dos actrices: los que dan vida a los personajes del título de la película, la mujer a la que contrata Nader y su marido.

Un 8.


Mary and Max (Australia, 2009)

Una niña australiana se escribe cartas con un neoyorquino obeso con síndrome de Asperger.

Animación para adultos de la buena. Mary and Max habla de temas muy serios con un humor negrísimo y llega al corazón. Se trata del primer largometraje de un genio de la animación con plastilina que ya demostró su buen hacer en un puñado de cortos. Habrá que seguirle de cerca y ver con qué nos sale en su próximo trabajo.

Un 8.


Fresas salvajes (Suecia, 1957)

Un médico anciano acude a otra ciudad para recibir un nombramiento honorífico en una universidad.

Una de las grandes obras mestras de Ingmar Bergman y una de las mejores road movies de todos los tiempos, en la que un hombre hará un viaje por toda su vida a lo largo de un recorrido por carretera de un día de duración. Genial la actuación de Victor Sjöström, probablemente el mejor director sueco después del propio Bergman. Edito los Batto de 1957 para incluirla.

Un 8.