domingo, 27 de enero de 2008

Bleach

Damas y caballeros, señoras y señores, les voy a hablar del único, el inigualable, el irrepetible...... shonen más sobrevalorado de la actualidad.

Sí señor. El único manga que he empezado en toda mi vida únicamente por la fama que le precedía sin saber siquiera de qué iba (sólo sabía que era un "shonen ostias"). Craso error. Y peor aún fue el error de continuar hasta el tomo 20. Pero hasta aquí hemos llegado. Lo dejo. Y como lo dejo, escribo su reseña correspondiente (en principio, sólo escribo reseñas de los manga que leo enteros).

Vamos allá: Ichigo Kurosaki es un fulano con pelo naranja y un espadón del copón que debe de pesar como 300 kilos, pero como es muy guay lo blande como si fuera de cartón. Lo usa para enfrentarse a los hollow, que son unos bichos feos de cojones que se alimentan de almas. Así siguió la cosa sin pena ni gloria durante unos 6 tomos. Aunque nunca me entusiasmó, tampoco me disgustaba y seguí porque a veces los manga tardan en arrancar. Cuando ya me estaba cansando me decía mucha gente "ahora viene lo mejor". Me dije que bueno, si mejoraba, como no estaba tan mal, ya empezaría a merecer la pena. No sólo no mejora sino que empeora. De ahí en adelante, hasta el tomo 19 incluido, el manga consiste en una sucesión de peleas una tras otra sin que pase nada (evidentemente pasan cosas, pero lo que podría pasar en un tomo tarda 6 o 7). Básicamente consiste en: Ichigo se pega con tío superfuerte y acaba muy herido. Como tiene una capacidad de recuperación fuera de lo común incluso para este tipo de manga, no pasa nada. Se pega con otro más fuerte aún. Queda hecho cisco. Se recupera. Se pega con otro (sí, más fuerte aún xD). Entonces....... llega el más fuerte de todos. Pero como Ichigo es muy guay, se lo carga. Pero no te lo pierdas, resulta que no era el más fuerte aunque todos decían que sí. Los hay más fuertes. Y claro, se pega con ellos.

Entre tanto sus amigos......... ¡Sí! ¡Se pegan con otros! Pero claro, los amigos son unos patanes, no tan guays como él, así que están de adorno nada más y poca cosa hacen.
De vez en cuando el autor hace flashbacks sobre el pasado de los personajes..... que aburren hasta a las ovejas. Prefiero cuando se pegan.

Así estaban las cosas por el tomo 15 o 16 cuando ya me cansé del todo y decidí dejarlo, pero me enteré de que en el 20 acababa esa saga y seguí por no dejarlo a medias. En el 20 por fin pasan cosas. Ese tomo debo reconocer que no ha estado mal. Si todos hubieran sido así, habría pasado lo mismo en 6 o 7 tomos en vez de 20.

Otro de sus puntos flacos es que tiene una cantidad irrisoria de viñetas por página, y como encima no hacen más que pegarse y hablan poco, un tomo se lee en media hora y los 7,50€ salen caros. Más cuando, salvo dos tomos, no llegan a 200 páginas y encima están hechos con papel transparente. (Al menos de esto último no tiene la culpa el autor, sino los capullos de Glénat).

En fin, debo reconocer que también tiene sus cosas buenas. De vez en cuando el autor mete gracias que de verdad hacen gracia. No es muy habitual, pero me ha sacado más de una sonrisa. El dibujo es bastante bueno y detallado para lo que suele ser en este tipo de shonen y a pesar de haber una cantidad enorme de personajes, son bastante variados (si bien sólo parece haber dos modelos de chica: tetona y enana), aunque.... también tiene su parte mala. Es desproporcionado. No desproporcionados los personajes en sí, sino la relación entre ellos. Por ejemplo hay un dibujo de Ichigo con Rukia en brazos en el que tal como está dibujada, si se pone de pie a su lado no le llega al pene ni de puntillas y estirando los brazos. O ella mide medio metro o él 3, y teniendo en cuenta que uno de sus enemigos es como el doble de alto y corpulento...... ése debe de medir 5 metros (o Rukia 20 cm).

Ahora hago una aclaración. A pesar de que lo he puesto a parir, no es tan malo, pero teniendo en cuenta lo sobrevalorado que está me he visto en la obligación de sacar a colación todos sus defectos para que quede bien claro que no es oro todo lo que reluce y porque me sabe mal haberme gastado los euros en ello (a ver si recupero una parte vendiéndolo de segunda mano xD). En realidad está bien para leer de prestado y tal. Resulta interesante y entretenido, sin llegar a ser bueno, pero tampoco es malo.

Mediocre. Del montón. Un 6.

3 comentarios:

fuumaru dijo...

...

Es un poco triste que Bleach, cuya historia no avanza más lentamente que la de Dragon Ball, que Bleach, cuyos personajes son MUCHO más variados que los de Dragon Ball, que Bleach, cuyas gracias son MUCHO mejores que las de Dragon Ball (es que DB no tiene ni gracias casi), que Bleach, cuya historia no es menos repetitiva que la de Dragon Ball, te parezca tan mala en comparación.
^^'

Battosai dijo...

Perdona pero en 20 tomos de Dragonball están la saga de Pilaf, la del ejército de la cinta roja (dentro de la cual podríamos incluir como minisaga las luchas en el palacio de Baba), la de Piccolo, la de los saiyans y entre medias de ellas, 3 torneos. Y no te hablo de la kanzenban sino de la normal, con tomos del tamaño de los de Bleach. Si eso es que la historia no avanza más lentamente... Si Toriyama hiciera manga como Tite Kubo, todo eso le hubiese llevado 60 o 70 tomos por lo menos xD.

milinagi dijo...

amen ^^