viernes, 25 de abril de 2008

Anécdota graciosa de mi vida nº2

Tras la hilarante historia de la caja del televisor le toca el turno a la tubería del campamento. En su momento fue algo muy embarazoso pero me alegro de que ocurriera porque me he reído muchísimo contándolo más adelante.

No recuerdo cuándo fue exactamente, pero debía de ser yo por aquel entonces un joven imberbe de unos 13 o 14 años y estaba en un campamento del colegio. El campamento duraba dos semanas y uno de ellos era el día de padres. Básicamente consistía, como imaginaréis o sabréis, en que los padres de los que estábamos allí podían ir a pasar un día con nosotros, llevarnos por ahí a un buen restaurante para librarnos por un día de la basura que nos daban y tal.

Pues bien, mis padres no llegaban y ya estaban allí casi todos los demás. Estaba yo ahí impaciente con un amigo y sus padres en una explanada cuando el padre de mi amigo, quizá un poco inquieto por la tardanza de los míos, me pregunta si mi padre tiene móvil (cómo pasa el tiempo, ahora directamente preguntaría si sé el número), le digo el número, llama y cuando cuelga me dice que ya han llegado y están entrando en el campamento.

Subo corriendo por unas escaleras que llevan a un camino, a uno de cuyos lados se encontraban las casuchas donde dormíamos, por el que llegan los coches......... ¡y me encuentro con que al lado del coche de mis padres hay un géiser de 5 o 6 metros de altura, con toda el agua cayéndole encima!

Ovbiamente, flipé.

Cuando ya hubieron aparcado y se apearon del coche me dijeron que habían golpeado una tubería, pero la cosa quedó entre nosotros.

Más tarde, cuando íbamos a marcharnos a comer, estábamos mi madre y yo a la entrada del campamento esperando a mi padre, que había ido a por el coche. Entonces nos aborda un monitor que era cura (y digo bien al decir "era" porque años más tarde colgó los hábitos para fugarse con una señora xD) y entabla conversación con mi madre. Al poco rato sale el tema de la tubería y dice (lo recuerdo como si fuera ayer) "...porque esto lo ha hecho uno de los nuestros y se lo ha callado." Mi madre se hacía la sueca, claro, mientras el hombre seguía "¿No podían tener un poco de sinceridad y reconocerlo? No pasa nada, es un accidente...... mire, creo que ha sido ese señor que viene por ahí, porque me han contado que fue un mercedes". Por supuesto, "ese señor que viene por ahí" era mi padre, y a mi madre no se le ocurre otra cosa que decir "vaya, pues es mi marido, a lo mejor hemos sido nosotros y no nos hemos dado cuenta".

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD. No sé cómo conseguí no mearme de la risa allí mismo, pero el caso es que lo logré. Eso sí, la de veces que me he reído después contándolo no tiene precio. Y las que quedan.

Por cierto, el cura flipó con la respuesta de mi madre, por supuesto.

5 comentarios:

Jeparla dijo...

Jajajaja, muy buena.
Menos mal que el hombre no empezó a insultar al 'desconocido' que se cargo´ la tubería con un mercedes xD

Battosai dijo...

Hombre como era cura y está mal faltar al prójimo digo yo que sólo lo pensó xD.

milinagi dijo...

Despues de leer semejante desfachatez te he perdido todo el respeto :X

Lopez dijo...

Madre mia, esta no me la sabía. En que campamento fue? Creo que yo no estaba porque sólo he ido a un par de ellos. Por cierto, que pintaba el cura este (por no dar su nombre) en ese campamento?
Por lo menos el Mercedes quedaría bien no? xddd
Todos tenemos torpezas y nos cuesta reconocerlas milinagi :/
A pesar de todo, ya me imagino a tu madre batto... XDDD, por cierto, buen día debió de tener buen dia tu padre después de esa...jurjur
Nos vemos

Battosai dijo...

Pues no, no me suena que fueses a éste. No sé si habrás oído lo de la broma de los espíritus, que hasta hicieron un exorcismo y todo (lo hizo el susodicho cura xD, que pintaba..... lo que cualquier otro monitor). Pues fue en ese mismo campamento. Y el coche, hasta donde yo recuerdo, quedó bien.