domingo, 20 de abril de 2008

Harry Potter y la Orden del Fénix


Uno menos. Faltan dos. En este nuevo curso hay una profesora en Hogwarts por imposición del Ministerio de Magia que hará la vida imposible tanto a alumnos como al resto del profesorado. Por otro lado, Harry conoce a los miembros de la Orden del Fénix, una organización que se dedica a luchar contra Voldemort desde la sombra.

Aviso de antemano de que aunque lo voy a criticar bastante, me ha gustado. Simplemente me revienta que no mantenga ni de lejos la calidad de los dos anteriores y eso hace que me fije mucho en sus defectos.

El argumento de la Orden daba para mucho y J.K. Rowling no lo explota. Además, la buena mujer cuenta en 900 páginas lo que bien hubiera podido contar en 500. De las virtudes que comenté del tercer libro y del cuarto ha quedado poco, y de los defectos mucho. Se queda a medio camino entre los dos primeros y ellos (más bien tirando a los dos primeros). La parte buena son las últimas 100 o 150 páginas... y de 900 no es mucho.

Por cierto, este libro tiene el honor de tener al que quizá sea el personaje que más odio de la literatura: Dolores Umbridge. Qué asco le tengo, por Dios.

Lo que menos me ha gustado son los pasajes de Cho y Harry, que dan vergüenza ajena, y algunas incoherencias tales como que Hermione no se dé cuenta de que Snape es el único miembro de la Orden que queda en Hogwarts cuando necesitan contactar con alguno de ellos. Ya sé que Harry y Ron son tontos (no sé ni la de veces que lo han demostrado ya) y que a ellos se les puede pasar, pero no me creo que se le pase a Hermione.

Eso sí, también tiene sus cosas buenas. Las revelaciones que se hacen al final del libro son muy interesantes. Se extiende demasiado al contarlas, pero después de más de 850 páginas de las que sobran 400, ni se nota.

Un 7, que me siento generoso.

Ah, se me olvidaba. No me creo la muerte de Sirius. Igual se ha ido a otra dimensión y reaparece justo cuando parezca que nadie puede hacer nada por salvar a Harry o Dumbledore le teletransportó a otro sitio (aunque lo veo improbable ya que luego se sinceró con Harry y hubiese sido muy cabrón ocultando eso xD) o sabe Dios qué. He leído demasiada literatura y visto demasiado cine como para pensar que está muerto sin haber visto el cadáver o algo de lo que sea absolutamente imposible sobrevivir. Y con eso no me refiero a que todos digan "es imposible que haya sobrevivido a eso" sino que de verdad lo sea. Aparte que, joder, en un libro en el que sobran páginas por todas partes ha sido tremendamente breve en cuanto a la explicación de por qué ha muerto. Se ha caído detrás de un velo. Vale. ¿Y qué? No me convence. Aunque quien sabe, quizá esté realmente muerto y me sorprenda JK Rowling al no intentar hacerse la original inventándose alguna manera por la que sobrevivió, como hacen todos los demás autores. De hecho eso sí sería original.

3 comentarios:

Kyo_Coke dijo...

Pues hasta aquí sabemos de Harry Potter xD y hasta que no salgan las pelis, nada (como ya dijimos, no tenemos muchas ganas de leernos los libros de esta gran saga)

Geachan dijo...

¡¡Al acabar el libro yo pensaba lo mismo que tú sobre Sirius!! ¿Existe alguna muerte más chorra en todo la saga HP? ¿A caso ese es un final digno? Ale pues, después de escapar de Azkaban, de sobrevivir escondido, pues nada, me caigo detrás de un velo y de allí no salgo, ¿a donde habré ido a parar? XDDD.
Tengo impaciencia porque te leas el último y comentes ^___^

Taro dijo...

es duro pero ¡¡está muerto, MUERTO!!
emmm, bueno, no se si resucita en el 7, que todavía lo tengo por el primer capitulo T_T a ver si le doy caña