lunes, 20 de agosto de 2012

Mario Kart 7 (3DS)


Esta séptima entrega de Mario Kart es lo mismo de siempre con alguna que otra novedad. Y teniendo en cuenta que todos los Mario Kart incluyen alguna que otra novedad, no deja de ser lo mismo de siempre.

La principal de las novedades es la inclusión de parapentes/ala deltas para volar por ciertas partes del escenario y de una hélice con la que conducir bajo el agua, por lo que los circuitos se han diseñado teniendo en mente su utilización. Si bien no en todos hay partes acuáticas, sí que todos tienen al menos un lugar en el que poder volar. Además, los 16 circuitos incluidos de entregas anteriores han sufrido alguna que otra modificación para poder usar el ala delta o ambas cosas.

Otra peculiaridad es que vuelven las monedas, que ya estaban presentes en el primer juego de la saga. Por el circuito hay varias que se pueden ir recogiendo con solo tocarlas. Cuantas más tengas, más velocidad podrá alcanzar tu vehículo. Se pueden acumular hasta un máximo de 10 y si te sales de la pista o te dan con un objeto pierdes algunas.

El contrarreloj también se ha visto mejorado. Además de poder competir contra nuestro propio fantasma, podremos competir contra el de la gente con la que nos crucemos por la calle y contra otros que se descargan de forma automática a través de internet. E incluso contra 7 a la vez.

Por supuesto y como siempre, hay objetos y personajes nuevos. En cuanto a los personajes nuevos... creo que se han flipado un poco. ¿La abeja reina de Super Mario Galaxy? ¿De qué van?

Por último, la elección de vehículo es más personalizada que nunca. Por un lado, se elige el armazón, por otro los neumáticos y por otro el ala, por lo que la cantidad de posibles vehículos es enorme. Según la combinación que elijas y del conductor que monte el vehículo, los parámetros (velocidad, aceleración, peso, manejo y todoterreno) serán diferentes.

Por lo demás... lo de siempre. El mismo control, la misma mecánica. Los modos de juego son también los de siempre. GP con las mismas cilindradas que de costumbre, contrarreloj, batalla de globos y batalla de monedas. Se podían haber esmerado más, como hicieron en Mario Kart DS incluyendo misiones, que me parecieron muy entretenidas.

El multijugador online va genial. Es fluido, rápido, cómodo y sencillo. Al igual que en el modo de un jugador, son carreras de 8 jugadores (menos si no se llena, pero sí que suele haber entre 6 y 8), con lo que han vuelto a reducirlo tras subir a 8 en Mario Kart Wii.

Como siempre, divertidísimo y frenético como él solo, a la par que exasperante cuando a punto de llegar a la meta te dan con un caparazón azul y te adelantan varios, cosa que jugando online me ocurre bastante a menudo y me da muchísima rabia. Pero qué se le va a hacer, así es Mario Kart.

Un 8.