sábado, 20 de junio de 2009

Marmalade Boy


Miki Koishikawa y Yû Matsura son dos adolescentes cuyos padres cambian de pareja entre sí y deciden vivir todos juntos en la misma casa.

Un manga muy entrañable que me ha hecho pasar muy buenos ratos, combinando los típicos amoríos de instituto del género con grandes dosis de humor e incluso un poquito de misterio sobre el pasado de los personajes que da mucho juego.

En el otro plato de la balanza pongo algo de lo que pecan muchas historias similares: que la autora pretenda hacernos creer que a esas edades los enamoramientos duran tanto y no se pasan con el tiempo y la distancia. Y, además, la explicación del final está cogida con pinzas.

Un 7.

6 comentarios:

Kururin dijo...

Ginta for president, xDDDD.

Battosai dijo...

No sé qué le ves a ese personaje, la verdad. Me parece de lo más normalito.

accolade dijo...

tienes q ver el anime XDD eso si q es un culebrón mexicano a la japonesa XDDD

el manga entrañable, bonito, inolvidable XD es obvio q peca de los fallos q has dicho XD pero como tantos otros XD

Geachan dijo...

Vaya, demasiado bien lo has pintado, pensaba que serías más duro con el manga. Pero me alegro de que te haya gustado. ^____^

Battosai dijo...

Accolade: por cómo lo dices, NO tengo que verlo xD.

Gea-chan: lo he pintado bien porque está muy bien. Y supongo que porque es el primero que leo de este tipo, con lo que si es muy típico no veo sus defectos al ser nuevo para mí.

Arsénico dijo...

Me alegro que te haya gustado, jeje. Me he leído casi todo (a falta de Somos chicos de menta), de Wataru Yoshizumi, y sin duda, esta es su mejor obra. También es verdad que es uno de mis primeros shojos, me encanta desde que era una niña y le tengo un cariño especial, junto a Sailor Moon..que recuerdos..