viernes, 6 de noviembre de 2009

Chizuko's Younger Sister (Japón, 1991)

Battosai

Mika es una adolescente a la que se le aparece el fantasma de su hermana mayor para ayudarla en un momento de necesidad, decidiendo quedarse un tiempo con ella.

Me ha resultado muy entretenida y, a pesar de su excesiva duración, no se me ha hecho nada larga. Aun así... en algunas escenas desprende un tufo a telefilme barato que no le sienta nada bien. La banda sonora de Joe Hisaishi en general es una maravilla del calibre al que nos tiene acostumbrados, aunque en algunos momentos también parece de telefilme. Eso sí, incluso en esas escenas va que ni pintada con las imágenes que acompaña.

En resumen, una historia de las que buscan ganarse el corazón de los espectadores, con un guión bastante decente, unos actores y un director que no destacan especialmente y unos efectos especiales cutrísimos... pero que, vaya usted a saber por qué, me ha fascinado.

Un 7.


Ulises

Si alguien me preguntara por mi década favorita del cine japonés, sin duda diría los ochenta, un periodo en el que la asimilación por el cine común japonés de maneras del cine idependiente creó una escuela de directores capaces de contar y rodar de sus historias de una maneras distinta y única. Uno de los nombres principales de ese periodo es el de Nobuhiko Obayashi, con ya más de 30 años de filmes a sus espaldas.

Ésta es una película que veo montada torpemente y con fragmentos que parecen unidos con cola y con una música que no me encaja aun perteneciendo al maestro Joe Hisaishi. Pero mira, la verdad es que me da igual. Solo la manera en que está contada la en principio formalmente extraña historia de una chica permanentemente acompañada por el fantasma de su difunta hermana mayor, me la convierte en una de esas películas a las que el término "especial" las describe de forma perfecta. Así, Obayashi hace un magnífico retrato de las relaciones interpersonales y al mismo tiempo de la separación, que continuamente parece ser el destino final que espera a la protagonista en relación con los que le rodean. Y todo rodado de esas maneras que comentaba al principio.

Actoralmente, comentar la presencia de Tomoko Nakajima en una de sus primeras películas y de los sacrosantos veteranos Ittoku Kishibe y Junko Fuji.

A punto estuve de terminar diciendo que ya no se hacen películas como aquellas, pero afortunadamente directores como Nobuhiro Yamashita, Katsuhito Ishii o incluso Shunji Iwai siguen manteniendo vivo el espíritu
.