viernes, 10 de julio de 2009

Zhang Yimou


Hace poco he visto lo que me faltaba de este hombre en su faceta como director de cine, uno de mis preferidos, y me he decidido a hacer una retrospectiva con todo su trabajo hasta la fecha.

Nacido en 1951 en China, Zhang Yimou comenzó su trabajo como director de fotografía en los 80, algo que se notará en sus películas como director, ya que en prácticamente todas ellas destaca una magnífica fotografía y unas imágenes verdaderamente preciosas. Además de director y director de fotografía, ha trabajado como actor, guionista y productor.

En 1986 trabajó como intérprete además de como director de fotografía en una película de Wu Tianming, Old Well, ganando por ella el premio a mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Tokyo. Gracias a su éxito en ambas facetas en esa película, consiguió apoyo para financiar la primera película que dirigió: Sorgo Rojo, estrenada en 1987.

En Sorgo Rojo, una de las mejores óperas primas que ha visto un servidor, descubrió a una jovencísima Gong Li y le dio su primer papel, comenzando una fructífera colaboración que duraría hasta 1995. Empezó por la puerta grande, ya que ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín. La trama de la película nos sitúa en la China de los años 20 y 30, terminando en el momento en que les invade Japón, y se centra en una relación amorosa entre una joven y uno de los hombres que la llevan a encontrarse con un leproso con quien debe casarse. Aquí Yimou también aparece como actor.

El debut de Gong Li en el debut de Zhang Yimou


Tras su primera película codirigió dos junto a Yang Fengliang. La primera de ellas, estrenada en 1989, es su única película mala: Code Name: Cugar y en ella vuelve a aparecer Gong Li en el papel femenino más importante, si bien no deja de ser un personaje secundario. Ella es lo único decente en una película totalmente prescindible sobre el secuestro de un avión a manos de unos terroristas. Él mismo reconoce que es su peor película. Claro que decir lo contrario sería insultar a las otras.

La única película mala de Yimou: Code Name: Cugar


Tras semejante despropósito, el año siguiente Yimou y Fengliang dirigieron Ju Dou, semilla de crisantemo, con Gong Li de nuevo como protagonista interpretando al personaje que da título a la película, que retrata un amor prohibido entre ella y el sobrino de su marido en la China de los años 20, interpretado por Li Baotian. Con esta película compensaron con creces lo mala que fue la anterior. Ganó la Espiga de Oro en la SEMINCI de Valladolid y fue la primera película china nominada al oscar de mejor extranjera. Aquí se empiezan a ver, aunque ya se apreciaban en menor medida en Sorgo Rojo, las características de la inmensa mayoría de películas de Yimou, haciendo un magnífico uso de los colores para plasmar preciosas imágenes en pantalla y esmerándose más que en ningún otro en el personaje femenino de la película, que eclipsa a todos los demás. Y es que Zhang Yimou es, en opinión de quien esto escribe, el mejor director de actrices de la actualidad (me atrevería a decir que de la historia), seguido de cerca por Lars von Trier, con lo que entre lo buenas que son las que suele coger y lo bien que las dirige, el resultado no podría ser mejor.

El amor prohibido entre tía y sobrino


Llega en 1991 La linterna roja, considerada por muchos su mayor obra maestra. Ganó el León de Plata en el Festival de Venecia, se convirtió en la segunda película china nominada al oscar de extranjera, repitiendo lo que ya logró con Ju Dou, y ganó numerosos premios más. De nuevo ambientada en los años 20 y de nuevo protagonizada por Gong Li, que interpreta a una chica de 19 años a la que casan tras la muerte de su padre con un cincuentón que ya tiene otras 3 esposas. Además de sus características que ya señalé en la anterior película, destaca aquí la visión que muestra de las relaciones entre mujeres, con sus intrigas y traiciones dentro del palacio en que viven.

Los faroles que dan nombre a la película en inglés, y que por una mala traducción en español pasaron a ser linternas


En 1992 estrenó Qiu Ju, una mujer china, ganadora en el Festival de Venecia del León de Oro y del premio a la mejor actriz para Gong Li, que hace de una mujer que busca justicia después de que su marido se pelee con el jefe de la comunidad local. Es una de sus obras menores, lo cual no quiere decir que no sea buena. Es, de hecho, un peliculón, pero cuando alguien hace tantas obras de gran calidad es inevitable que las menos buenas queden a la sombra de las mejores.

Qiu Ju en busca de justicia


2 años más tarde nos deleitó con ¡Vivir!, la historia de una familia a lo largo de varias décadas en China, empezando en los 40 e incluyendo la revolución de Mao. Ganó el Gran Premio del Jurado y el de mejor actor para Ge You en el Festival de Cannes. Ge You, a quien recuperó tras su participación en Code Name: Cugar, donde tenía un papel destacado, es el principal protagonista, interpretando al cabeza de familia. Su mujer es, como no podía ser de otra manera, Gong Li. Ambos están fantásticos. Hasta aquí, como vemos, todas sus películas salvo Code Name: Cugar ganaron importantes premios en grandes festivales de cine.

La familia protagonista de ¡Vivir!


En 1995, con motivo del centenario de la creación del cinematógrafo se hizo una película llamada Lumière y compañía, en la que 40 directores de todo el mundo debían rodar un corto con la cámara que crearon los hermanos Lumière y en las mismas condiciones en que se rodaba entonces siguiendo 3 reglas: que el corto tuviera una duración de 52 segundos, no sincronizar sonido y hacer sólo 3 tomas. Yimou fue uno de ellos, y sin duda ninguno de los demás estaba a su altura. La película en sí me resultó bastante aburrida y más allá de su valor como experimento no le veo gran interés. No obstante, algunos de los cortos merecían realmente la pena, y el suyo fue de los pocos que me transmitió algo y de mis 2 o 3 preferidos.

Su participación en Lumière y compañía


Ese mismo año rodó La joya de Shanghai, historia de mafiosos ambientada en la China de los años 30, donde volvió a coger a Li Baotian y a Gong Li, siendo esta su última colaboración en muchos años. Yimou y Gong Li eran novios y rompieron tras el rodaje de esta película tanto sentimental como artísticamente. En cuanto al filme, no es nada del otro mundo, si bien resulta bastante interesante, y destaca, como siempre, la fotografía, que recibió una nominación al oscar.

Reunión mafiosa en La joya de Shanghai


En 1997 hizo la que considero su peor película sin contar la mala. Se trata de Keep Cool. ¡Mantén la calma! Repiten Jiang Wen (Sorgo Rojo), Li Baotian y Ge You, y aparece Zhang Yimou como actor por segunda y de momento última vez en una película suya. Se trata de una comedia entretenidilla sobre un hombre que enloquece tras ser abandonado por su amante.

Una de sus películas más atípicas


En 1999 vuelve el Yimou de verdad, el de las grandes películas, ausente desde ¡Vivir!, y lo hace no con una sino con dos de sus obras más entrañables, Ni uno menos y El camino a casa.

Como curiosidad diré que la única vez que me piré una clase mientras estuve en el cole fue para ver Ni uno menos, y verdaderamente mereció la pena. En ella, vemos los esfuerzos de una adolescente de 13 años encargada de cuidar a los niños de una clase en un pueblo, y cómo hará lo posible para que cuando acabe el tiempo que tiene que trabajar allí ni uno de ellos haya abandonado la escuela. Todo se complicará cuando uno de los niños se marche a la gran ciudad. Usó para esta película actores no profesionales cuyos personajes se llaman igual que ellos, y es increíble cómo pueden estar todos tan bien, especialmente Wei Minzhi, la protagonista, sin ninguna experiencia previa ni, que yo sepa, posterior. Y es que aquí Yimou demuestra más que nunca su maestría como director de actrices de la que ya hablé antes. La película recibió merecidamente el León de Oro en Venecia.

La niña que da clase a los niños


En El camino a casa descubrió a su nueva musa: Zhang Ziyi, probablemente la actriz china más famosa de la actualidad. Como ocurrió con Gong Li en Sorgo Rojo, fue Yimou quien le dio su primer papel en esta película, lanzándola al estrellato. La película comienza en blanco y negro con un hombre que vuelve a su antiguo hogar en el campo tras la muerte de su padre, y allí ve a su madre, que recuerda cómo se conocieron en un flashback en color que ocupa la parte central y más importante de la película en la que Ziyi, una preciosa joven que contaba con solo 20 primaveras, hace de la madre. De nuevo fue premiada en uno de los mejores festivales, en este caso el de Berlín, haciéndose con el Premio del Jurado. ¿Y sabéis quien era la presidenta del mismo? Gong Li. Casualidades de la vida.

El descubrimiento del año


En 2000 hizo una de mis películas preferidas suyas, aunque está comúnmente considerada una de sus obras menores. Preciosa, emotiva y tierna, Happy Times nos muestra a un hombre que se ve obligado a cuidar de una joven ciega. Ganó en la SEMINCI de Valladolid la Espiga de Plata, el premio a la mejor actriz para Dong Jie y el premio de la crítica internacional. Me sorprende que no volviera a coger a Zhang Ziyi. Quizá le ofreció el papel y no pudo aceptarlo porque coincidía este rodaje con el de Tigre y Dragón. Eso no es más que una hipótesis mía, pero es bastante posible. De todos modos, como Dong Jie está espléndida no me quejo. De verdad que esta película no tiene desperdicio.

La pareja protagonista de Happy Times


2 años después hizo Hero, su primera película de artes marciales, con un reparto espectacular encabezado por Jet Li, Tony Leung, Maggie Cheung y Zhang Ziyi. En ella, nos cuenta diferentes versiones de los mismos hechos, como ya hizo Akira Kurosawa en Rashomon, destacando el uso de los colores, de manera que en cada versión de la historia predomina uno, tanto en los decorados como en el vestuario de los personajes. Un regalo para la vista y unos combates que harán las delicias de los aficionados al género. Estuvo nominada al oscar de mejor película de habla no inglesa.

El asalto al palacio del emperador


Y llega en 2004 mi querida e idolatrada La Casa de las Dagas Voladoras, una de mis 20 películas preferidas de todos los tiempos. No sabría decir si es una película de artes marciales con historia de amor o una película de amor con artes marciales. Está ambientada en el siglo IX, y una organización llamada La Casa de las Dagas Voladoras se dedica a robar a los ricos y distribuir el dinero entre los pobres para luchar contra las injusticias del gobierno. Pudiera parecer una copia de Robin Hood, pero nada más lejos de la realidad. Esto sólo sirve como telón de fondo en el que se desarrolla la historia, en la que una bailarina ciega perteneciente a las dagas voladoras deberá volver a su cuartel acompañada por un hombre del gobierno que finge ser simpatizante de la organización. Extraordinaria se mire por donde se mire, y una de las más hermosas historias de amor que ha dado el séptimo arte. Por supuesto y como siempre, la fotografía es magnífica (nominada al oscar e indignante que no lo ganara ni recibiera 5 o 6 nominaciones más, pero ya se sabe que a estos señores no se les puede pedir que vean más allá de sus narices, no como los británicos, que tuvieron muy en cuenta a la película en sus BAFTA), a la que se suman en este caso unos decorados y un vestuario maravillosos. Y aun siendo en todo eso grandiosa, ninguno de esos apartados consigue destacar sobre el resto, quedando superados si es posible por la historia, que atrapa al espectador desde el primer momento, por una dirección increíble, unas escenas de lucha estupendas y unos actores en estado de gracia: Zhang Ziyi, Takeshi Kaneshiro y Andy Lau.

Xiao Mei toca a Viento para conocer su aspecto


El año siguiente dirigió La búsqueda, una coproducción entre China y Japón en la que el actorazo japonés Ken Takakura da vida a un hombre que viaja a China para cumplir el último deseo de su hijo moribundo. Dentro de que es una buena película, tampoco le encuentro nada especialmente remarcable.

La búsqueda


En 2006 hizo La maldición de la flor dorada, en la que contrató por primera vez a Chow Yun-Fat y, tras 11 años sin trabajar juntos, a Gong Li. Por las imágenes que había visto esperaba algo del estilo de La Casa de las Dagas Voladoras o Hero, pero me supuso una decepción en ese sentido. Es una buena película, con un guión bien hilvanado con grandes virtudes e intrigas cortesanas, y visualmente es una verdadera pasada. Creo firmemente que desde el punto de vista visual es su mejor película y una de las mayores maravillas que ha dado el cine, pero a pesar de todo algo falla, y tiene un ritmo que la hace algo tediosa. Obtuvo una nominación al oscar de mejor vestuario y es vergonzoso que no optara también a fotografía y dirección artística.

Una muestra del asombroso poderío visual de La maldición de la flor dorada


Un año después volvió a participar en una película formada por cortos de multitud de directores, A cada uno su cine, en este caso por 35 con motivo del 60º aniversario del Festival de Cannes. Todos los cortos duran 3 minutos y están ambientados en un cine. Aquí había mejores directores que en Lumière y compañía, algunos de los cuales sí pueden rivalizar con Yimou. Sin embargo, la mayoría de los cortos que componen el filme no valen nada. El suyo, aun siendo de los mejores, no es gran cosa.

Su corto de A cada uno su cine


Su siguiente trabajo no fue una película, sino la organización de la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos de Pekín. Fue la primera vez en casi 4 años que vi la tele, y desde luego fue una verdadera pasada. Me parece muy acertado que le hicieran ese encargo a alguien como él, tan experto en plasmar hermosas imágenes en pantalla. Lo tenía todo perfectamente preparado para que quedara espectacular frente a la cámara, no sólo viéndolo desde allí, y el resultado fue redondo, convirtiéndose en la retransmisión televisiva más vista de la historia.

La mejor inauguración de unos Juegos Olímpicos hasta la fecha


10 de febrero de 2011. Edito:

Tres años pasaron entre La maldición de la flor dorada y su siguiente película, aunque parece que ha cogido buen ritmo. En 2009 estrenó Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos, una divertida revisión de Sangre fácil, la ópera prima de los Coen, ambientada en China hace varios siglos. De nuevo, un regalo para la vista, aunque no deja de ser una de sus películas más flojas.

Los graciosos personajes de Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos


El año siguiente ya tenía otra más preparada, Amor bajo el espino blanco, una historia de amor protagonizada por una chica de ciudad que conoce a un chico al ir al campo a reeducarse durante la Revolución Cultural. Todo parecía indicar que sería una de sus grandes películas, al volver al medio rural que tan buenos resultados le dio en otras obras. Por desgracia, nada más lejos de la realidad. Si bien es una historia bonita, la estropea dándole un metraje excesivo y un ritmo demasiado lento. Su segunda peor película hasta la fecha, en mi opinión. Eso sí, la joven Zhou Dongyu lo borda, mostrándonos de nuevo la maestría de Yimou dirigiendo actrices y obteniendo merecidamente el premio de mejor actriz en la SEMINCI de Valladolid.

La pareja de lo que pudo ser otro camino a casa y se quedó en el intento


27 de mayo de 2012. Edito:

Tras el bajón de sus dos anteriores películas respecto a lo que nos tiene acostumbrados, Yimou volvió por todo lo alto en 2011 con The Flowers of War, película ambientada en la ocupación japonesa de Nanjing en la que Christian Bale interpreta a un occidental que queda encerrado en una iglesia junto a un grupo de niñas y otro de prostitutas en medio del caos que supone una ciudad devastada por la guerra. A pesar de que Bale hace un buen trabajo, queda eclipsado por Ni Ni, actriz que debuta en esta película y que está inmensa en todos los sentidos. Se ve que a Yimou le va eso de descubrir a una gran actriz cada 12 años y sacar lo mejor de ella. Gong Li en 1987, Zhang Ziyi en 1999 y Ni Ni en 2011.

Las prostitutas de The Flowers of War


Me despido dejando una lista de sus películas colocadas de la que más me gusta a la que menos.

1. La Casa de las Dagas Voladoras
2. El camino a casa
3. Happy Times
4. Ni uno menos
5. Ju Dou, semilla de crisantemo
6. Hero
7. The Flowers of War
8. Qiu Ju, una mujer china
9. La maldición de la flor dorada
10. ¡Vivir!
11. La búsqueda
12. La linterna roja
13. Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos
14. Sorgo Rojo
15. La joya de Shanghai
16. Keep Cool. ¡Mantén la calma!
17. Amor bajo el espino blanco
18. Code Name: Cugar

10 comentarios:

Kururin dijo...

Bueno, ya sabes que he visto varias y en general me han gustado mucho. Me apunto La búsqueda, Ju Dou y Hero, esta última no la vi en su momento por la tirria que le tengo a Jet Li, pero con que sea la mitad de buena que La casa...será más que suficiente. De todas formas tendrán que esperar ya que ahora me ha dado por ver europeo y sudamericano.

Ah, y...¿te imaginas montarte un trío con la Gong Li y la Zhang Ziyi? BUUUUUUUUUUUUUUU

xDDDDDDDDDDDDDD

Me callo...

Milinagi dijo...

cuantas han llegado a Spain?? (si lo sabes claro)

Battosai dijo...

Kururin: apúntate todas salvo Code Name: Cugar, hombre.

Milinagi: En DVD o VHS han salido seguro todas menos Code Name: Cugar. Esa quizá también, pero no lo creo. En cines sé que se han estrenado todas desde La linterna Roja. Las tres anteriores creo que ninguna.

sekhet dijo...

Coincido contigo en mi pelicula favorita de Yimou: "La Casa de las Dagas Voladoras", por encima de "Hero" (que tambien es muy buena).
sin embargo aun no ví "Camino a Casa" y eso que la tengo en DVD original... :(

Geachan dijo...

o_o
¿Has querido dejarnos mal a Uli y a mi? XDDD

Battosai dijo...

Sekhet: nooooooooooo. Ponte YA con El camino a casa, por Dios >_<

Geachan: exactamente. A ver si no para qué te crees que iba a escribir tanto xD. Ahora en serio, es de mis directores preferidos y hacía tiempo que tenía ganas de escribirle una retrospectiva, así que me he quedado a gusto. Y aun así he tenido que contenerme para no escribir más. No ha sido hasta verlo publicado que me he dado cuenta de lo largo que es xD.

Baka dijo...

a mi me gusto keep cool...

Battosai dijo...

A mí también, Baka. La única que no me gusta es Code Name: Cugar.

koko dijo...

Creo que el aspecto que más denota su pasión por la fotografía y sus orígenes es el color del que dota a sus películas, cargado siempre de simbolismo y dobles intenciones.

Si nos centramos única y exclusivamente en su labor como director, sí, la linterna roja es su mejor película, pero el conjunto no es tan bueno como otras de sus obras.

La Maldición de la flor dorada es tediosa por el mismo motivo que lo es La linterna roja. No se puede vivir exclusivamente de un apartado visual de la leche, tanto el guionista como el director tienen que saber imprimirle a la cinta un ritmo y Yimou no siempre sabe conseguirlo.

Kratos dijo...

De momento solo he visto La linterna roja, y me ha parecido una auténtica obra maestra. Me ha gustado mucho el post, sobre todo por lo útil que me va a ser, a ver cuando saco tiempo para ver más películas de Yimou.